Lo último

Sillas que hicieron historia

Brokisglass presenta la colección Ovo diseñada por Michal Emme, un servicio de mesa completo para una experiencia gastronómica especial

0

Tras el éxito de la colección Dec, Brokisglass presenta ahora la nueva colección Ovo diseñada por Michal Emme. La colección Ovo consiste en un servicio de mesa completo para una experiencia gastronómica especial, basada en la extraordinaria historia del material Brokisglass.

Michal Emmer se ha inspirado en la estética de Brokisglass para crear la colección. Los nuevos artículos rebosan de formas ameboides que emulan los fragmentos individuales con los que se elabora el material.

La colección Ovo se compone de mantel individual, posavasos, servilletero, portavelas y un salero y pimentero con tapón de corcho. Se trata de un servicio de mesa capaz de satisfacer el gusto refinado de los clientes más exigentes.

La colección se presenta en varias opciones de color, desde las más atrevidas y dinámicas hasta las más minimalistas y discretas. Los distintos colores también pueden combinarse para conseguir un bonito y llamativo efecto tono sobre tono.

La diversidad de las formas hace que la colección se adapte tanto a las mesas redondas como a las cuadradas y rectangulares. Ha sido diseñada para proporcionar una experiencia especial en el ritual diario de la comida.

Brokisglass

Brokisglass nace de las prácticas de fabricación ecológica de Janštejn Glassworks y Brokis, cuya estrecha colaboración ha dado lugar a un nuevo material único hecho de fragmentos de vidrio. Brokisglass añade una nueva y emocionante dimensión y estética al vidrio.

Fabricado a partir de fragmentos de vidrio desechados durante la fabricación de las colecciones de iluminación de vidrio soplado de Brokis, Brokisglass ha supuesto una importante reducción del material de desecho. La transformación de estos fragmentos en un nuevo producto decorativo representa un upcycling de material respetuoso con el medio ambiente y eficiente, gracias al cual la cristalería puede emplear una economía circular estratégica y contribuir así a la creación de una relación saludable entre la naturaleza y el ser humano.

Desarrollo.En la fabricación de vidrio para iluminación, en la que se especializa Janštejn Glassworks, se desecha un tercio de cada pieza soplada a mano. Este valioso recurso material (los fragmentos de vidrio) suele considerarse un residuo. El desarrollo de BROKISGLASS fue impulsado por la necesidad de cambiar la percepción de estos fragmentos de vidrio como residuos, que antes se llevaban a un vertedero y, por tanto, suponían una carga para el planeta y un impacto negativo en el paisaje medioambiental.
La historia de BROKISGLASS comienza en 2010, cuando la cristalería Janštejn reconoció que los fragmentos de residuos eran un recurso material muy adecuado para su transformación en un nuevo producto y comenzó a clasificarlos por colores y a almacenarlos. Al principio, la fábrica de vidrio colaboró en el desarrollo del nuevo producto con la escuela secundaria de soplado de vidrio de Valašské Meziříčí. La colaboración dio lugar a un exitoso ensayo de materiales, tras el cual la fábrica de vidrio decidió invertir en un nuevo horno de fusión (2014).
Después de casi tres años de desarrollo utilizando un horno estacionario, Janštejn Glassworks se asoció con destacados expertos para crear un diseño conceptual para un horno continuo que pudiera procesar el material de forma más eficiente. El nuevo horno se construyó y se puso en funcionamiento en 2017. Con un periodo de pruebas de seis meses, se optimizó la producción para procesar hasta una tonelada de material de desecho por semana en funcionamiento de doble turno.

Fuente: Brokis.

Share.

Leave A Reply

*