Lo último

Sillas que hicieron historia

Casa Cinsc, diseñada por el estudio de arquitectura italiano Atomaa, es un acto de recuperación y reinterpretación de la vivienda rural alpina

0

Atomaa

via Popoli Uniti, 20
20125. Milán
_____________
36 St Mary’s St, EH1 1SX
Edinburgo

+39 028 457 8009
info@atomaa.eu
atomaa.eu

Un refugio en las alturas

En el extremo noroeste de los Alpes italianos, inmersa en la naturaleza más virgen, Casa Cinsc se encuentra en uno de los pocos valles que se salvaron de la expansión del turismo de masas, que transformó las montañas entre los años 50 y 80. A casi 1.400 metros sobre el nivel del mar, donde los caminos se vuelven gradualmente más empinados para llegar al pequeño grupo de casas encaramadas en una cresta de la montaña. Estos lugares, habitados por generaciones que han mantenido vastas extensiones de prados y tierras cultivadas, ahora han vuelto a ser densos bosques. Un proceso inevitable de reapropiación de la naturaleza que caracteriza al valle existente y atrae un lento y respetuoso flujo turístico. El mayor valor de este lugar se puede resumir en pocas palabras: la esencia del patrimonio rural alpino y el inestimable valor de los recursos disponibles, gracias al rico contexto natural.

Este proyecto muestra una arquitectura tradicional que surge de las huellas de un pasado bucólico, caracterizado por la guarnición de hombres que supieron instalarse en el respeto de un lugar duro, hecho de laderas escarpadas, rocas y bosques frondosos. Inaccesibles y generosos al mismo tiempo, es precisamente en estos territorios donde se arraiga y perpetúa la tradición constructiva, tipológica y popular, revelando así la cultura de la montaña.

Las primeras inspecciones realizadas por los arquitectos de Atomaa, revelaron una ruina típica de la zona, utilizada principalmente para el refugio del ganado y el heno de temporada. La estructura era bastante precaria, en frágil equilibrio, pero reservaba descubrimientos inesperados. En efecto, un gran arco de piedra y una antigua chimenea emergen en la planta baja, lo que sugiere que antes de ser utilizado como establo, el edificio había servido de residencia. Además, la presencia de una especie de Tholos en el exterior, menos típica en la zona, ha dado más connotaciones al complejo.

El edificio dentro de lo contruido

El proyecto recupera la forma antigua, consolida los muros e interviene reconfigurando los interiores. A partir de un intercambio de volúmenes, surge un cuerpo adicional que enriquece la disposición original y clarifica los espacios y las funciones.

Para ello, se ha rediseñado un espacio en el corazón de la casa -el lugar de convivencia, la cocina-, obteniendo una doble altura capaz de proporcionar una superficie útil para la ampliación. De este modo, el entorno se amplía, otorgando mayor confort e inundando el espacio de luz natural. La entrada y la sala de estar se sitúan, por tanto, en el nuevo volumen que, con los talones en el borde de la montaña, sólo podía volverse hacia el paisaje.

El interior se configura así como un lugar privilegiado desde el que observar el perfil de las cumbres circundantes. Las diferentes aberturas que mueven las fachadas derivan, por un lado, de la restauración de las anteriores y, por otro, revisan geometrías arquetípicas.
Diseñadas de dentro a fuera, estas aberturas ofrecen miradas hacia el paisaje que construyen una nueva geografía del espacio doméstico. Cada ambiente entra así en una relación directa y única con el mundo natural que lo rodea y del que, al fin y al cabo, forma parte.

La casa Cinsc no tiene adornos, es rigurosa y tiene un lenguaje mínimo, como cuando fue concebida. Las texturas de los muros entre lo antiguo y lo nuevo se entrelazan en una sola malla, reconstruida a mano piedra a piedra.
El interior, mediante el uso de unos pocos materiales esenciales, muestra en cambio una riqueza de volúmenes, niveles y proporciones.

No sólo madera

En un contexto fuertemente caracterizado por el uso de la piedra, los arquitectos eligieron internamente la madera para los suelos, las paredes, los techos y el mobiliario principal. El contraste entre el exterior y el interior es evidente: en el exterior un cuerpo de piedra duro y frío, mimético con el paisaje; en el interior, en cambio, un ambiente íntimo y cálido, donde la madera es la protagonista.

Se mantiene así la imagen tradicional, en estricto cumplimiento de los requisitos normativos, que encuentra su equilibrio con los ambientes interiores vinculados a una imagen que bebe, en cambio, de la arquitectura alpina contemporánea.

Este núcleo, enteramente de madera, se integra en el perímetro existente, trazando su forma. Es el principio del espacio dentro del espacio, una de las herramientas de Atomaa para la reutilización de las ruinas alpinas.

Los niveles, el existente y el nuevo, parecen superponerse. Los materiales; la piedra con su masa térmica y el paquete interno completa con su marco, el aislamiento de fibra de madera y el revestimiento de contrachapado de abedul están estratificados. Así se genera el deseado confort doméstico haciendo habitable la antigua ruina.

En un valle de alerces, esta última es la opción preferida, pero en la medida de lo posible se reutilizaron los elementos de madera más antiguos y más grandes, recuperados de la eliminación de los antiguos suelos y las vigas deterioradas del tejado, para darles una nueva función.

Roca y superficie

La Casa Cinsc se eleva por encima de la roca, determinando en parte el desarrollo de la casa por la necesidad de acomodarse al terreno. Las paredes existentes y las nuevas están hechas de la misma roca, una presencia importante que se revela intacta en algunas de las habitaciones de la casa.

Donde no llega la madera ni la piedra, aquí se encuentra el hormigón visto en bruto, utilizado oportunamente, para la estructura y donde está presente no se esconde, sino que dialoga abiertamente con los materiales primarios de la casa.

Reutilización total y casi obsesiva de los materiales extraídos de la ruina existente. Nueva vida, incluso allí donde las condiciones de las estructuras no permitían su recuperación: ¡reutilizamos todo! Las piedras de las antiguas partes de los muros en desuso se utilizaron para reconstruir los nuevos muros, la madera del antiguo tejado para crear dinteles de puertas y ventanas.

Los muros de contención de las terrazas se construyeron con partes de la roca excavada, así como para el volumen de la ampliación. Además, el pavimento exterior reutiliza la piedra del antiguo tejado de piedra. Todo ello gracias a los artesanos locales que aún conservan la habilidad de la construcción tradicional de casas de piedra.

Al entrar, la primera estancia que se encuentra es el salón, anticipado por una especie de vestíbulo. Este espacio ha sido concebido para observar la montaña acompañado del calor de una estufa independiente con un lenguaje contemporáneo.

Aquí el suelo es de resina negra, diferenciando el nuevo ambiente del resto de la casa, con sus suelos de alerce teñidos de negro.

Siguiendo las ligeras diferencias de altura, pasamos al edificio preexistente, donde antes estaba la puerta de entrada.

La cocina/comedor se sitúa, como es habitual, en el núcleo central de la vivienda, el verdadero corazón de la casa, del que parten todas las estancias.

La cocina se caracteriza por un gran mueble que ocupa toda la doble altura de la estancia y da una cara contemporánea al espacio interior. La habitación está llena de luz natural que entra desde el frontón principal, totalmente acristalado.

En esta sala, iluminada desde arriba, pequeñas ventanas enmarcan la vista hacia el paisaje, pintando escenas dinámicas según el cambio de las estaciones.

El volumen de los servicios, con el muro de la cocina y los dos tramos de escalera, es un verdadero bloque funcional para el uso de los espacios a los que sirve.

Este elemento central actúa como una bisagra alrededor de la cual fluyen sus usos proporcionando funciones que orbitan a su alrededor.

Bajando una estrecha escalera, el dormitorio principal se sitúa en la planta inferior, para garantizar una mayor intimidad, pero sobre todo para disfrutar de la privilegiada vista desde el arco de piedra.

La ventana en forma de arco proporciona un espacio para sentarse y contemplar, ya que el usuario se da el lujo de mirar hacia el paisaje, a través de un elemento tectónico único que refleja y hace referencia a una forma que fue.

En la planta superior, dentro de la inclinación del tejado, se esconde una segunda habitación a la que se accede por una escotilla retráctil. Sólo desde esta altura, a través de una abertura en el muro, se puede admirar el paisaje a través del tímpano acristalado.

Notas sobre la restauración

El tratamiento respetuoso de las estructuras históricas preexistentes fue un gesto importante y casi obligatorio, en el contexto de una red normativa y burocrática muy compleja.

La recuperación fue un acto de equilibrio entre la autenticidad y la contemporaneidad, un intento de mantener la atmósfera y la identidad del lugar también interviniendo entre la nueva estructura y la antigua, generando así un diálogo contemporáneo, con el objetivo de preservar el Patrimonio Rural Alpino.

Estamos asistiendo a un retorno, a menudo espontáneo, del interés colectivo por lugares como éste, especialmente en este momento histórico.

No es sólo la necesidad de escapar, a veces, de una realidad altamente urbanizada, una realidad con mil oportunidades y ritmos imparables, sino que es quizás el redescubrimiento de un vínculo especial con la naturaleza, que siempre ha sido inherente a nosotros.

Observar los Alpes con la ambición de construir un nuevo escenario de posibilidades y dejar de ser un simple lugar de vacaciones, refleja una zona próspera en la que las economías locales pueden enraizarse en una nueva forma de sostenibilidad promoviendo un turismo sostenible capaz de encajar en un contexto local ya construido y de enriquecerlo.

¿Qué es realmente este patrimonio rural alpino? ¿Cuál es su riqueza? El tiempo ahora congelado, la historia del lugar, atestiguada por esos edificios concebidos de manera espontánea, vernácula. La creación de un paisaje antrópico en perfecta simbiosis con la naturaleza circundante. La proporción respetuosa entre el artefacto y su entorno, en la creación de un sistema que hace indistinguible el lugar construido del paisaje natural. Juntos simplemente coexisten.

Hoy, Atomaa trata de interpretar esta tendencia, en un marco más ambicioso, proponiendo ésta, como la primera de una serie de intervenciones destinadas a revitalizar el territorio local, preservando el equilibrio antrópico del lugar.

Tipología: Alpine House
Lugar: Varzo, Italy
Año: 2020.
Superficie: 142 m2
Diseño de arquitectura: Atomaa.
Equipo de diseño: Viviana Ramires, Samantha Furlotti, Ylenia Testore, Saeid Kalantari
Fotografía: Alberto Strada.
Contratista General: Alberto Giozza.
Consultor estructura: Boschi-Grugni Associati.
Termo técnico: Francesco Ollio.
Carpintero (Estructura): Segheria Minetti.
Carpintero (Mobiliario): Workshop Moor.
Carpintero (Suelos y ventanas): Falegnameria Minoggio.
Especialista en hormigón: Giambattista Caldara.

Andrea Del Pedro Pera, Cesare Galligani y Umberto Maj, fundadores de Atomaa

Atomaa

El estudio fue fundado en 2018 por Andrea Del Pedro Pera, Cesare Galligani y Umberto Maj. Atomaa se forma a partir de una amistad de quince años entre los tres socios y la unión de sus tres estudios de arquitectura. Atomaa es Arquitectura y Diseño de Interiores. El estudio se encarga del diseño arquitectónico y de la coordinación de los aspectos clave del proyecto, con el fin de proponer visiones sintéticas para espacios habitables únicos. El objetivo de Atomaa es crear una relación única entre las personas y la arquitectura.

Andrea Del Pedro Pera. Nacido en Domodossola, Andrea estudió en Milán, en la Universidad Politécnica, y en Atenas, en la Universidad Técnica Nacional NTUA. Terminó su carrera en 2008. Está colegiado como arquitecto en el Ordine degli Architetti di Milano (OAM). Tras licenciarse, trabajó en estudios de arquitectura en Grecia (Eleni Kostika Architecture, Atenas) y en Italia (Studio Ravogli, Milán) hasta que se incorporó a David Chipperfield Architects en 2009, donde trabajó como arquitecto de proyectos hasta 2013. año en el que se trasladó a Sudamérica y trabajó en varios proyectos en Santiago de Chile. Durante su estancia en Chile, también diseñó y construyó varias casas de campo en asociación con el estudio de arquitectura Matias Zegers Arquitectos. En agosto de 2014 fundó en Santiago de Chile ANDEarchitettura. Desde 2009 también es asistente de docencia en los cursos de Diseño Arquitectónico de la Universidad Politécnica de Milán. En 2018 cofundó con Cesare y Umberto el estudio de arquitectura Atomaa.

Cesare Galligani. Nacido en Milán, Cesare estudió en Milán, en la Universidad Politécnica y en la Facultade de Arqutectura do Porto. Terminó su carrera en 2008. Está registrado como arquitecto en la Ordine degli Architetti di Milano (OAM) y en el Architects Registration Board del Reino Unido (ARB). Entre 2006 y 2008, durante sus estudios, participó en algunos proyectos en estudios de arquitectura como: Matteo Thun & Partners, Gianni Ottolini, Liverani&Molteni. De 2008 a 2011 trabaja con Onsitestudio Srl, estudio de arquitectura internacional con sede en Milán, al tiempo que colabora como profesor asistente en el Politécnico de Milán (curso de diseño de Arch. Fortis). En 2011 inicia su propia firma “Planair”, centrada en edificios residenciales y diseño de interiores. Entre 2016 y 2019, es jefe de proyecto en Onsitestudio Srl, trabajando en un edificio público para instalaciones deportivas y oficinas en Sassuolo. En 2018 cofundó con Andrea y Umberto el estudio de arquitectura Atomaa.

Umberto Maj. Nacido en Varese, Umberto estudió en Milán, en la Universidad Politécnica, donde se graduó en 2007. Desde entonces divide su tiempo entre la práctica y la investigación, asistiendo a obras (con Claudio Sangiorgi) y participando en concursos de diseño (con Andrea y Cesare). Desde 2008 se dedica a la arquitectura metropolitana y la sostenibilidad medioambiental con Massimo Fortis como parte de su curso de doctorado y es miembro del CTBUH (Consejo de Edificios Altos y Hábitats Urbanos). En 2012 se doctoró en AUC (Arquitectura y Urbanismo y Conservación de la Vivienda y el Paisaje) y fundó el estudio ASABESI con Eleonora Salsa, con quien comparte la pasión por la escala íntima de los espacios habitables, el aroma de la madera y la luz reflejada. Artesanía y juego son dos términos que le resultan agradables.
Desde 2018 enseña Diseño Arquitectónico con Orsina Simona Pierini en la Universidad Politécnica de Milán y con Andrea y Cesare cofundó Atomaa.

Fuente: Atomaa.

Share.

Leave A Reply

*