Lo último

Sillas que hicieron historia

El estudio de arquitectura y diseño de interiores Nada crea un espacio de trabajo con los profesionales como eje principal del proyecto

0

Nada

Borja Hernández y Arcadi Martín
+34 609 345 109
hola@nadadesign.es
nadadesign.es

Los profesionales son el punto de partida con el que Nada ha abordado la nueva sede en Valencia de la empresa de transporte RLC. El objetivo ha sido crear un espacio donde las personas se sientan confortables y conectadas con el exterior. Se ha fomentado la interacción entre los individuos con la idea de reforzar los vínculos del grupo y, por consiguiente, estimular su rendimiento y trabajo en equipo.

Construir dentro de lo construido

La idea ha sido crear una extensión del espacio público hacia el interior del local, conectando el interior con el exterior. Se construye dentro de lo construido para crear un pequeño barrio. Para ello, se respetan los materiales y tonalidades cromáticas del entorno para generar un gran espacio diáfano a pie de calle. Se proyectan equipamientos que fomenten la serendipia y la desconexión en los momentos de descanso.

Una fachada interior alberga diferentes servicios. Frente a una gran plaza de configuración open space, se alza una fachada interior en dos niveles. Grandes puertas abatibles de chapa microperforada cierran el espacio cuando es necesario para dotarlo de mayor privacidad. Esta fachada interior alberga diferentes servicios.

Evitar el efecto de aislamiento

La fluidez de la luz invade todo el espacio. Éste ha sido otro de los tótems proyectuales del estudio liderado por Borja Hernández y Arcadi Martín.

Para ello, se han instalado grandes ventanales en todo el perímetro de la fachada principal y en el patio interior comunitario, donde el único obstáculo son las puertas de chapa microperforada que crean un sugerente degradado de sombras y luz. De esta manera, las personas que aquí trabajan, pueden desarrollar su jornada laboral en armonía con el espacio, evitando el efecto de aislamiento.

Trabajar conectado con el exterior

Tomando como punto de partida el programa propuesto por la empresa de transportes RLC para su nueva sede en Valencia, Nada plantea una gran área de recepción al mismo nivel de la calle. En este lugar, encontramos butacas, así como vegetación que configuran áreas espera, de descanso o de reuniones informales.

El espacio reservado a la recepción conecta directamente, sin ninguna barrera física, con la gran plaza diáfana donde se sitúan los puestos de trabajo operativos.

Los huecos de fachada se han conservado en toda su amplitud y altura, conectando la oficina al exterior. No obstante, se han provisto grandes sistemas de cortinaje para graduar la luz del sol en épocas de verano.

La fachada interior contiene en la planta baja una generosa zona office. Aquí, los empleados pueden tomar su desayuno o almuerzo, pero también las visitas pueden mezclarse con ellos para disfrutar de un café durante una reunión informal. Puertas abatibles cierran el espacio si fuese necesario para dotarlo de mayor privacidad. Dichas puertas han sido realizadas en planchas metálicas microperforadas.

En el otro extremo de la planta baja, se sitúa un bloque monocromo que alberga espacios de almacenamiento directamente conectados a la zona de trabajo. Tras estos, los aseos, zonas de almacenaje, la escalera que conecta con la planta superior y un distribuidor que conduce al parking de bicicletas.

Balcones y ventanas interiores

En la segunda planta encontramos, por un lado, una espaciosa zona de reuniones que conserva la visual a la zona ajardinada en la parte posterior del edificio y también a la plaza mediante un cerramiento de vidrio y un balcón desde donde se puede apreciar toda la actividad que ocurre en la planta baja. En el otro altillo, se proyecta un espacio que funciona como una pequeña sala de reuniones, despacho o booth de concentración. Éste puede privatizarse de la plaza diáfana mediante porticones realizados en la misma plancha microperforada que aísla la sala de archivo y el cuarto de máquinas, también situados en este altillo. Dichos porticones recuerdan las casas de pueblo, dónde los vecinos observan, son vistos e interactúan entre si.

Materiales en sintonía con el entorno

En la vista frontal de la fachada interior encontramos tres materiales principales: el ladrillo visto existente, la chapa microperforada y la madera del panelado para almacenamiento. Las escaleras de acceso a sendos altillos también se han realizado en la misma chapa y todos los materiales comprendidos en la fachada interior se han acabado en un efecto monocolor gris para enfatizar su presencia sobre la plaza diáfana.

En la plaza, predomina el hormigón pulido del pavimento y un tono gris más suave que baña parte del mobiliario, cortinas y paredes.

El resultado es, sin duda, una reinterpretación contemporánea de la oficina open space, en este caso, inspirada en una plaza y sus fachadas. Nada ha conseguido conjugar un diseño actual con un estilo atemporal orientado a las personas.

Aseos monocromo. El interior de los aseos se ha realizado en el rojo corporativo creando un aspecto monocromo, sugiriendo una referencia a las entrañas de la empresa. Por su lado, el parking de bicicletas se plantea como una extensión de la acera que crea un hueco en la fachada.

 

Proyecto: RLC headquarters.
Ubicación: Valencia.
Terminado: 2019.
Cliente: RLC Transportes.
Diseño: Nada, Borja Hernández y Arcadi Martín.
Colaborador: Edu Covelo.
Fotografías: Daniel Rueda.
Mobiliario: Enea.
Iluminación: Viabizzuno.

 

Fuente: Nada.

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*