Lo último

Sillas que hicieron historia

El estudio de Marià Castelló diseña una vivienda en la Costa Brava catalana con el hormigón como protagonista, estableciendo un intenso diálogo con el paisaje rocoso del lugar

0

marià castelló · architecture

Camí Vell de la Mola km 2,3
07860 Formentera
T +34 971328046
M +34 649159994
mcastello@m-ar.net
www.m-ar.net

Port de la Selva es un pequeño asentamiento litoral en la parte más septentrional de la Costa Brava. El proyecto de arquitectura realizado por el estudio de Marià Castelló se ha desarrollado en una parcela de la urbanización “La Tamariua” en la ladera norte del Puig Gros, un pequeño promontorio que envuelve y protege el puerto del pueblo.

La topografía presenta una acusada pendiente hacia el mar con abundante afloramiento de pórfido, una roca oscura y de gran dureza que caracteriza la geología de origen volcánico del lugar. Las condiciones climáticas son las propias del clima mediterráneo, aunque en ocasiones se tornan extremas, con fuertes vientos de componente norte (Tramontana) que azotan con frecuencia la costa.

La tensión entre la óptima orientación solar y las profundas visuales panorámicas comprime el programa de una vivienda para una familia con cuatro hijos en dos niveles: el inferior incrustado en el lecho rocoso y el superior, fragmentado en dos volúmenes. Esta combinación de estrategias (empotramiento en el terreno y división volumétrica) permite reducir el volumen aparente de la intervención y mejorar su integración en el paisaje, así como generar diferentes patios que aportan calidez, iluminación y ventilación en puntos estratégicos.

Los intersticios entre la matriz rocosa de pórfido y la arquitectura se convierten en los momentos más líricos de la propuesta y donde más apetece estar.

Mientras en el nivel inferior, casi a nivel de la calle, se establecen relaciones más íntimas con el exterior mediante patios, en el nivel superior los dos volúmenes se abren frontalmente al paisaje y el horizonte marino. También en el nivel superior se generan relaciones más introvertidas entre los volúmenes y el sustrato rocoso que los rodea. Así el nexo acristalado, que conecta los dos cuerpos y contiene la comunicación vertical, actúa como una pantalla contra el viento y genera un espacio de relación exterior resguardado del viento predominante pero permeable visualmente hacia el mar. Éste a su vez es capaz de recibir un correcto asoleamiento durante los meses de invierno, al orientarse también a sur.

Desde el punto de vista tectónico el hormigón es el material predominante tanto en exterior como en el interior, dado que su naturaleza pétrea establece un intenso diálogo con el sustrato rocoso del lugar. Asimismo, su resistencia a las inclemencias de la intemperie (vientos fuertes y ambiente marino) lo convierten en una de las opciones más duraderas, con poco mantenimiento y, por lo tanto, más sostenibles.

También en el exterior, se ha utilizado grava de pórfido proveniente del vaciado de la excavación como acabado de las cubiertas y de los patios intersticiales entre la intervención y el lecho rocoso.

Para compensar las cualidades intrínsecas del hormigón, se ha escogido la madera de roble para materializar las carpinterías exteriores, algunos revestimientos, mobiliario realizado a medida, etc., dotando al conjunto de calidez y harmonía.

Arquitectos : Marià Castelló + José Antonio Molina
Instagram: @mcastello_arch
Emplazamiento: Punta Creu 15. Port de la Selva. Spain
Dirección de obra: José Antonio Molina + Lorena Ruzafa + Marià Castelló
Arquitecto técnico: Joan Noguer
Estructura: Think Enginyeria SLP
Instalaciones: QS Enginyeria i Associats SLP
Equipo de diseño: Lorena Ruzafa y Marga Ferrer
Constructor: Construccions Pòrfit
Obra: 2019-2021
Superficie: 310 m2
Fotografía: Marià Castelló.

 


Marià Castelló

El estudio de arquitectura de Marià Castelló inicia su curso en febrero de 2002 con los primeros proyectos de iniciativa pública y privada en Formentera. La vinculación, el respeto y el compromiso con la cultura, el paisaje y el territorio de la menor de las islas Pitiüsas fue determinante en la orientación profesional y personal escogida.

La paz, austeridad, serenidad, precisión, humildad, equilibrio, armonía, sostenibilidad, orden, contención e ingenio propios del carácter original de la isla inspiran y tiñen la obra del estudio.

Formentera vive una notable presión urbanística que se caracteriza por un importante volumen de edificación de escasa calidad arquitectónica, que contrasta con el excepcional valor del sustrato natural y arquitectónico que la caracteriza. Ante esta dinámica Marià Castelló se plantea una estructura de estudio de pequeño formato, autosuficiente, casi artesanal, capaz de asumir un volumen muy reducido de intervenciones simultáneamente y con el objetivo de generar calidad de vida, belleza, salud y felicidad a los usuarios de los espacios creados.

Para abordar proyectos de mayor escala ó ampliar puntualmente los límites geográficos de las actuaciones, Castelló ha optado por una descentralización a través de colaboraciones externas con otros estudios y profesionales con valores similares.

En la vertiente de la divulgación, el estudio ha colaborado con proyectos editoriales de diferente índole, exposiciones y ponencias con el fin de difundir tanto el bagaje patrimonial existente en la isla como aquellas intervenciones contemporáneas generadas con criterio y reflexión.

Fuente: Marià Castelló · Architecture.

Share.

Leave A Reply

*