Lo último

Sillas que hicieron historia

Gubi presenta el sillón de ratán Grace, un proyecto de la diseñadora danesa Tove Kindt-Larsen descubierto recientemente

0

El sillón Grace, de la arquitecta y diseñadora danesa Tove Kindt-Larsen (1906-1994), es una elegante versión de una tipología informal nueva en la colección GUBI: el sillón de ratán. Tejido a mano por artesanos indonesios, la estructura curvilínea y orgánica alberga un cojín de asiento muy profundo y un cojín de respaldo suelto para mayor comodidad. Para dar vida a un diseño nunca antes puesto en producción, Gubi ha trabajado estrechamente con la familia de Tove Kindt-Larsen para desarrollar la pieza a partir de un boceto conceptual que dibujó en 1936, y que fue descubierto recientemente en una carpeta archivada de sus diseños de joyas.

Jacob Gubi, propietario y director creativo de GUBI, afirma: “Me fascinó la sencillez y la elegancia atemporal de este diseño, así como la oportunidad que ofrecía de explorar un material nuevo en la colección de GUBI. Su estética “interior-exterior” es fresca y nueva, mientras que su forma y estética interactúan con la Colección GUBI más amplia de una manera realmente interesante“.

Inspirada en las suaves curvas y la materialidad de la naturaleza, especialmente en las piedras y la madera a la deriva que Tove recogía en la playa de arena blanca de la localidad costera de Hornbæk, en el norte de Dinamarca, el sillón Grace es una compilación de curvas. Consta de un asiento circular sobre una base circular ligeramente más grande y desplazada, con un respaldo abrazador poblado de largos bucles de ratán. La parte inferior del respaldo está tejida para soportar un generoso cojín de asiento sin tapizar. Un cojín suelto, igualmente mullido, puede colocarse según las preferencias de la persona sentada, proporcionando comodidad en varias posiciones. La rica textura y el tacto natural del ratán aportan una sensación de aire libre al interior y la silla es lo suficientemente ligera como para llevarla al exterior en un día soleado.

La flexibilidad del ratán -su capacidad para doblarse y moldearse a voluntad- es el núcleo de la visión de Tove Kindt- Larsen para el sillón Grace. El ratán se flexiona bajo el peso de la persona sentada, añadiendo otra capa de apoyo al adaptarse a los contornos del cuerpo. El resultado es un atrevido equilibrio entre elegancia e informalidad, que da lugar a una pieza que se convierte en una audaz declaración al proyectar juguetonas sombras en cualquier espacio interior, a la vez que acoge a quienes se acurrucan regularmente en ella como un viejo amigo. Y su robustez natural ayuda a garantizar la longevidad de la silla: esto, unido al cuidado que se pone en su fabricación, significa que el sillón Grace podría sobrevivir durante un siglo o más.

El armazón del sillón está fabricado totalmente a mano con ratán, dejando su “piel” intacta. Se cuece al vapor para hacerlo más flexible y luego se le da forma, antes de sujetarlo en una plantilla mientras se enfría. La “falda” tejida alrededor del cojín del asiento añade fuerza y estabilidad, y a continuación se añaden nada más que unas fijaciones naturales hechas con la piel del ratán y unos cuantos tornillos para mantener todo en su sitio. La técnica del ratán se perfeccionó en el siglo XX por el Gremio Danés de la Caña, pero ya no son frecuentes en Dinamarca.

Actualmente el sillón lo fabrican artesanos indonesios cerca de donde se cultiva el ratán, aprovechando sus conocimientos de diseño y sus habilidades artesanales y evitando la huella de carbono asociada al transporte de materiales a largas distancias. Esto, combinado con el hecho de que el ratán crece muy rápido y trepa por los troncos de los árboles, incentivando la gestión responsable de los bosques, lo convierte en una opción muy sostenible.

Esta es la primera colaboración entre GUBI y el archivo Kindt-Larsen. Al adquirir los derechos de las piezas que diseñó antes de asociarse con su marido y trabajar estrechamente con su familia para darles vida, Gubi pretende devolver a Tove Kindt-Larsen el lugar que le corresponde en la historia del diseño.

Tove Kindt-Larsen

Tove Kindt-Larsen (1906-1994) es más conocida por trabajar con su marido, Edvard Kindt-Larsen (1901-1982), y por el impacto global que la pareja tuvo como parte del movimiento de diseño danés de mediados de siglo, pero su propia influencia no debe ser subestimada. Fue una de las primeras pioneras de las sillas de ratán y ya era reconocida por sus premiados muebles de mimbre cuando se conocieron.

Arquitecta de formación y con varios años de experiencia en el diseño de muebles, se embarcó en un curso de diseño de muebles en la Real Academia Danesa de Bellas Artes de Copenhague, con el “padrino del diseño danés” Kaare Klint, donde conoció a su marido. Edvard ya había obtenido reconocimiento por un proyecto de hotel a gran escala junto a los lagos de Copenhague y, durante sus estudios, la pareja descubrió su espíritu de colaboración y su afinidad compartida por los materiales naturales de alta calidad.  Juntos rompieron la relación con el mobiliario victoriano y diseñaron todo tipo de objetos, desde muebles hasta platería, joyería, alfombras, textiles, papel pintado e incluso exposiciones y edificios, centrándose siempre en el funcionalismo. Algunos ejemplos de sus muebles son la silla Fireplace (1939), el sofá Pagoda (1956), la silla Pagaj (1960) y el sofá Prisma (1964), entre otros.

Fuente: Gubi.

Share.

Leave A Reply

*