Lo último

Sillas que hicieron historia

Gubi presenta la silla MR01 Initial creada por el joven diseñador danés Mathias Steen Rasmussen con un diseño riguroso basado en la experiencia

0

Mathias Steen Rasmussen

@mathiassteenrasmussen

La silla MR01 Initial fue diseñada originalmente por el carpintero Mathias Steen Rasmussen para su propia casa, como silla de descanso que también podía utilizar para meditar. La MR01 une la artesanía tradicional con ideas originales en una forma sencilla que es a la vez familiar y sorprendentemente moderna.

Mathias Steen Rasmussen, tras haber realizado su aprendizaje fabricando con sus propias manos los diseños de los grandes maestros daneses, se ha centrado, hasta ahora, en la fabricación a mano de piezas únicas y tiradas limitadas. La silla MR01 Initial es la primera de sus obras que se traslada a la producción.
Mathias Steen Rasmussen dice: “La silla emana de una construcción sencilla, optimizada para la producción y hecha con la intención de que dure que los propios materiales le permitan. Es honesta en su construcción, multifuncional y fácil de entender. Como la cuerda confiere al asiento y al respaldo una cierta transparencia, es tan ligera que casi parece flotar“.

El nombre MR01 Initial rinde homenaje a la práctica del diseñador danés de nombrar sus diseños con sus propias iniciales seguidas de un número y, en un sutil juego de palabras, también hace referencia al hecho de que esta silla representa la primera pieza de producción de Rasmussen. La colaboración -la primera entre GUBI y Rasmussen- subraya el compromiso de GUBI de apoyar a los diseñadores emergentes y de invertir en habilidades artesanales consolidadas e innovadoras, así como el comienzo de lo que promete ser una larga y fructífera asociación.

En palabras de Jacob Gubi, propietario y director creativo de GUBI “Esta colaboración es el último ejemplo del compromiso de GUBI de invertir en la artesanía y allanar el camino a los nuevos diseñadores. Los prototipos de Mathias captaron inmediatamente mi atención. Me impresionó enormemente el alto nivel de ejecución y estética de un diseñador tan joven y sin experiencia. Tiene un conocimiento poco común de la madera y los materiales naturales y fue un privilegio trabajar con él para poner su primera pieza en producción“.

Al igual que los maestros daneses, Rasmussen piensa con las manos, dibujando bocetos y construyendo prototipos. La idea de esta silla comenzó con su asiento, que se prolonga en la pata trasera, proporcionando apoyo al respaldo. Su inclinación suave y baja está pensada para que el usuario tenga la sensación de flotar, sin dejar de sentirse conectado al suelo, lo que fomenta una sensación de calma contemplativa. Las líneas repetidas de las barras transversales de madera idénticas y del asiento y el respaldo de cuerda proyectan sombras geométricas y se cruzan entre sí cuando se ven desde diferentes ángulos, creando casi ilusiones ópticas.

El perfil triangular abierto del armazón -de nogal o roble- se construye sin un solo tornillo, recurriendo en su lugar a técnicas artesanales de ebanistería como las uniones de dedos y las juntas de mortaja y espiga. Este planteamiento hace que su construcción y materialidad sean totalmente visibles, lo que confiere a la pieza una sensación de honestidad y pone de relieve su carácter artesanal.

El profundo conocimiento que Rasmussen tiene de las características y el potencial de la madera puede verse en la forma en que las vetas visibles de los extremos y las vetas direccionales de la madera se utilizan para enfatizar la geometría de la forma. Como las uniones de espiga en cuña atraviesan el armazón, no hay un lado izquierdo o derecho antes de ensamblar la silla, y cuatro de sus cinco barras transversales son idénticas, lo que simplifica la construcción y reduce los residuos. La silla adquiere una agradable pátina con el paso del tiempo, lo que le confiere una sostenibilidad que el diseñador ha querido cultivar.

La incorporación de la cuerda es característica de Rasmussen, que suele combinar materiales orgánicos complementarios con la madera, creando un diálogo estético y una correlación entre ambos. En este caso, el asiento y el respaldo están tejidos a mano con 90 metros de cuerda, utilizando un método desarrollado por él mismo, que fija la cuerda en la estructura. La cuerda de lino natural sigue las mismas curvas que el armazón, y se sujeta simplemente pasando por cuatro agujeros, de forma rústica y a la vez elegante y discreta.

La cuerda ha sido fabricada especialmente por expertos artesanos en Italia, especializados en cuerdas marinas y de navegación de alto rendimiento. Su núcleo “antideformación” evitará que se estire y podrá sustituirse o volverse a tejer en caso de que sea necesario con el paso del tiempo, lo que prolongará la longevidad de la silla. La cuerda añade una ligereza y transparencia, tanto literal como visualmente, que eleva la forma clásica de la silla, confiriéndole frescura y relevancia.

Como muchos de los maestros daneses que le precedieron, Rasmussen midió su propio cuerpo para optimizar las dimensiones de la silla MR01 Initial. Su estudiado diseño ergonómico -con una almohada lumbar recubierta de bouclé para mayor comodidad- admite varias posiciones de asiento, desde las piernas cruzadas hasta las piernas extendidas hacia el frente, la izquierda o la derecha. Además de aportar ligereza, la estructura de cuerda permite que el aire pase a través del armazón, para que la experiencia de sentarse sea fresca y cómoda en los días más cálidos. La adición de una manta o piel de oveja la convierte en una opción acogedora también para el invierno.

La silla Initial MR01 funciona sola o en parejas en interiores domésticos y en filas o grupos en entornos de hostelería. Su peso ligero, que facilita el movimiento, su flexibilidad funcional y su reducido tamaño se adaptan al estilo de vida urbano actual.

Mathias Steen Rasmussen

Nacido en 1990, es un joven diseñador danés con un enfoque riguroso del diseño de muebles basado en la experiencia. Tiene formación en arte y ebanistería y completó su aprendizaje en 2019 con las más altas calificaciones. Cuando trabaja en sus propios diseños, su filosofía es la honestidad en la construcción. Esto significa mantener el proceso de diseño abierto a lo que un objeto consiste y cómo está construido, a menudo con una afinidad por mostrar el grano desnudo de la madera y las juntas visibles.

Rasmussen comenzó en la Academia de Arte de Jutlandia en 2012 buscando una forma de expresarse estéticamente. Pronto se dio cuenta de que su propósito estaba en el trabajo de la madera y en la creación de objetos para un uso específico más que en la experimentación artística. Esto le llevó al diseño de muebles, utilizando su sentido de la artesanía y la estética funcionalista.

Como ebanista de formación, la madera suele ser el punto de partida de Rasmussen. A menudo incorpora otros materiales naturales como el vidrio, la piedra y la cuerda como contrastes de textura, lo que da lugar a un diálogo estético entre colores, técnicas y superficies. Con un sincero respeto por sus materiales y un agudo sentido del equilibrio en la forma y la función, su obra hace un respetuoso guiño al diseño danés de mediados de siglo. Otras fuentes de inspiración

La complejidad de la cultura japonesa, así como el movimiento minimalista y, en particular, la capacidad del artista Donald Judd para identificar lo esencial. Estas influencias están estrechamente relacionadas con el largo proceso de Rasmussen de simplificar y refinar una idea antes de decidir su forma final.

Fuente: Gubi.

Share.

Leave A Reply

*