Lo último

Sillas que hicieron historia

Gubi recupera el icónico diseño del sillón y el sofá Croissant del diseñador danés Wikkelsø adoptando su elaboración artesanal

0

 

El sofá y sillón Croissant del arquitecto y diseñador danés del pasado siglo Illum Wikkelsø (1919-1999), que ahora reedita Gubi, representan una versión elegante y lúdica de la tipología tradicional del sofá Chesterfield y el sillón club.

Wikkelsø creía que una silla no era sólo para sentarse en posición vertical, sino que debía ser cómoda independientemente del ángulo en el que uno se sentara, o incluso se tumbara. Redefinió estas piezas clásicas para un público más relajado que surgía en el optimismo de los años 60. La característica forma de croissant refleja el mismo ingenio y sentido del humor que le llevó a montar una vela en su bicicleta para viajar más rápido cuando era niño.

Jacob Gubi, propietario y director creativo de GUBI, dice: “El sofá Croissant y el sillón Lounge son piezas muy distintivas, con sus curvas orgánicas y líneas limpias. En GUBI nos enorgullecemos de tener la curiosidad creativa y el buen ojo para desenterrar piezas de archivo que merecen volver a producirse; el Croissant es el ejemplo perfecto de ello“.

Wikkelsø creía que los muebles debían construirse para durar, para complacer al cuerpo y a la vista. Trabajaba con líneas limpias, pero también tenía un fuerte sentido de la expresión orgánica. Su profundo conocimiento de la forma iba acompañado de un compromiso con niveles ejemplares de funcionalidad y ergonomía. Tras haber estudiado con el padre del diseño danés moderno, Kaare Klint, Wikkelsø siempre se centró en la artesanía exquisita y la atención al detalle, pero también tuvo el valor y la capacidad de desarrollar su propio estilo innovador.

GUBI ha retomado el diseño original de Wikkelsø de 1962, adoptando su presencia escultural y dramática, sus codiciadas curvas orgánicas y su exquisita elaboración artesanal. La característica forma de croissant se ha creado con un ribete plano meticulosamente cosido a mano en la versión de tela y con un ribete de cuero en la versión de piel para conseguir las complejas curvas necesarias. La artesanía que se demuestra está en consonancia con el legado de Wikkelsø como ebanista de formación. Tanto el sillón como el sofá de tres plazas cuentan con una base y patas de nogal o roble aceitado, con una ligera inclinación hacia abajo de adelante hacia atrás y un detalle curvo en el que se encajan el asiento y el respaldo.

Al más puro estilo Wikkelsø, la curva en forma de herradura del respaldo permite múltiples posiciones alternativas para sentarse y tumbarse, de modo que cada usuario pueda encontrar su propia comodidad, aunque tanto el sofá como el sillón exigen una posición sentada bastante formal si el usuario tiene los pies en el suelo. En colaboración con la familia Wikkelsø, y prestando mucha atención a los dibujos originales, las líneas ergonómicas se han perfeccionado para reflejar los tamaños corporales contemporáneos.

 

Kristian Illum Wikkelsø

El diseñador de muebles danés Kristian Illum Wikkelsø (1919-1999) creía que los muebles debían construirse para durar, complacer al cuerpo y agradar a la vista.

Perteneció a un grupo de diseñadores que representaron la Edad de Oro del diseño danés durante las décadas de 1950 y 1960. Con su clara estética de diseño y su profundo conocimiento de los materiales, fue uno de los protagonistas clave para convertir el estilo de diseño danés en un fenómeno internacional.

Wikkelsø trabajaba con líneas limpias, pero también tenía un fuerte sentido de la expresión orgánica y se inspiraba profundamente en la naturaleza, especialmente en el paisaje danés. Pretendía plasmar en sus diseños de muebles la belleza que veía en el entorno que le rodeaba. Su profunda comprensión de la forma iba acompañada de un profundo compromiso con niveles ejemplares de funcionalidad y ergonomía. Aunque Wikkelsø estaba en muchos aspectos en sintonía con la estética del diseño de su época, tuvo el valor y la capacidad de desarrollar su propio estilo innovador, a menudo expresivo y sorprendente, pero siempre centrado en la artesanía exquisita y la atención al detalle.

Como muchos diseñadores de muebles de su generación, Wikkelsø se formó como ebanista. Se graduó en 1940, antes de continuar sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Copenhague. Aquí recibió clases del arquitecto Orla Mølgaard-Nielsen, que más tarde se convirtió en su socio y en su inspiración. Tras graduarse en 1943, Wikkelsø ingresó en la Escuela de Diseño de Muebles de la Real Academia Danesa de Bellas Artes, dirigida entonces por el “padre del diseño moderno danés”, Kaare Klint.  En 1954 fundó su propio estudio de diseño, con sede en Aarhus (Dinamarca).

A lo largo de las décadas siguientes, Wikkelsø dejó su impronta con una serie de muebles, como aparadores y estanterías de maderas exóticas y, sobre todo, muebles de salón, sofás y sillones. Su impulso fue siempre la estética del diseño escandinavo, y su objetivo era desarrollar muebles que acunaran el cuerpo y capturaran la esencia del paisaje danés.

La naturaleza siguió siendo la principal fuente de inspiración de Wikkelsø a lo largo de su vida, tanto profesional como personal. Paralelamente a su carrera, disfrutaba expresándose como paisajista tanto en óleo como en acuarela. Su veneración por el mar también le convirtió en un hábil remero de larga distancia y constructor de barcos por afición. Pero lo característico de Wikkelsø era que, independientemente de lo que hiciera, siempre lo hacía con entusiasmo y perfeccionismo.

Fuente: Gubi.

Share.

Leave A Reply

*