Lo último

Sillas que hicieron historia

La Clara, un proyecto realizado por el estudio de arquitectura Crü, en el que la materialidad se resuelve desde la estética de la desnudez y lo inacabado

0

Crü Studio

Monistrol 31, local
08012 Barcelona
T +34 933 681 765
hello@cru.cat
cru.cat

Los arquitectos de Crü Studio nos cuentan cómo realizaron el proyecto La Clara, un proyecto singular que partió de un antiguo lavadero de Barcelona.

«La Clara es una fisura en cota urbana que se estira hasta las entrañas de un interior de manzana anárquico que resiste a la realidad exterior gracias a sus propias leyes vecinales. Al sanear la testa posterior de obra de fábrica se podía leer la palabra ‘lavadero’, espacios de colada públicos que brotaron en Barcelona durante el siglo XIX y parte del XX, levantados en las intersecciones de los torrentes que bajaban de Collserola.

Estos lavaderos fueron significativos a dos niveles –uno deliberado y el otro genuinamente reactivo–: funcional y social. Se materializaron como espacios capaces de resolver la problemática de la colada en las ciudades, al tiempo que se convirtieron en los primeros espacios públicos de encuentro y de interacción exclusivamente femenina.

El proyecto se preocupa de hacer permanecer esta sustancia impregnada en las paredes existentes: el deseo de encuentro y chafardeo, la fricción invisible entre el exterior y el interior; y el olor a jabón industrial.

El encargo de Clara y Alan venía maltratado por un montón de condicionantes herencia de un primer encaje. La primera decisión fue laminar y separar capa a capa todos los impositivos de este encaje, para analizarlos individualmente y después como parte del todo.

Resultado de este análisis fue mantener el vaciado de los patios: un primero que dividía el espacio público en contacto con la fachada y el acceso, de la burbuja de espacio privado que se esconde tras la intimidad que ofrecía esta primera secuencia de espacios. Un segundo patio de dimensiones más reducidas permite una subdivisión similar en dos habitaciones y un baño dentro del espacio privado. Con estos dos gestos se consigue resolver de una manera sencilla y orgánica todo el programa de la vivienda, que se acopla alrededor de estas dos vértebras para conseguir el asoleo y las ventilaciones de cada pieza. En la primera planta se despliega el programa de la habitación principal ocupando todo el espacio disponible, aislándose de la circulación de las escaleras con unas divisorias móviles de hierro y policarbonato.

El esquema es tan elemental que puede leerse diagramáticamente como el programa va aumentando en privacidad a medida que penetra hacia el interior.

Dentro de este degradado programático, los dos espacios de carácter más público (estudio y living) colapsan en el primer patio mayor en escala y en funciones. Ambos están obligados a convivir con esta transparencia prolongada que ofrece el patio, ayudados por un salto topográfico que sofoca la contaminación visual entre ellos.

Se genera una pecera para hacer de chicle y corredor entre el estudio y el living. Esta pieza se estira, su altura se comprime a mínimos y se hace transparente para desaparecer en el contexto que formalizan el nuevo patio, el edificio plurifamiliar y las construcciones que se asoman por el patio de manzana.

En el resto de preexistencia se mantiene absolutamente todo como eje vertebrador y generador de proyecto. El estado precario de algunas cubiertas obligan a rehacer la zona de las habitaciones de planta baja y parte de la cubierta del living –así como la pecera–, donde se utilizan techos colaborantes soportados por cerchas y perfiles metálicos, por cuestiones de economía y estética de obrador, que evoque lo que podría ser un lavadero contemporáneo

La materialidad se resuelve desde la estética de la desnudez y lo inacabado.

«Se desvisten todos los paramentos y escaleras existentes para exhibir sólo las vísceras, para recuperar el tufo a jabón y los chismes. Un continuo de hormigón fratasado cubre homogéneamente toda la solera, indistintamente en el interior y en el exterior. En la planta primera se coloca una rasilla manual tradicional para disminuir las cargas del forjado existente. Unas carpinterías de aluminio intentan romper el puente térmico existente en los cerramientos exteriores.

En el living, sólo se levanta un objeto que por materialidad, geometría y quietud pertenece tanto al lugar que parece un altar en un presbiterio, con un telón de fondo de chapa de hierro cruda que esconde las intimidades de la cocina. Y el resto, sólo más materiales francos que hablan sobre la crudeza efervescente de este lavadero

Proyecto: CRÜ. Clàudia Raurell + Joan Astallé
Anna Enrich, Alejandra Alonso, Lluís Salvatella
instagram
Ubicación: Les Corts, Barcelona
Constructora: Construccions Rovian S.L.
Ingeniería de estructuras: Calmat S.L.
Realización: 2021
Superficie: 300 m2
FotosAdrià Goula.
Arte & MobiliarioNanimarquinaMarsetBarcelona BDJaime Hayon.  Mobles 114Marc MorroPebe studio.

 

 

Joan Astallé y Clàudia Raurell fundadores de Crü Studio

Crü Studio

CRÜ es un estudio de arquitectura de Barcelona que crece después del diluvio –y los delirios– de otra generación. A CRÜ acompañamos los proyectos de cerca, cuestionamos modelos asumidos, y redibujamos posibles relaciones entre el arquitecto, el espacio y quien lo habita. El resultado es una arquitectura reflexionada pero eficaz, sensible pero atrevida y tan accesible como impactante.

CRÜ es la mejor combinación entre Clàudia Raurell y Joan Astallé junto con Ale Alonso y Lluís Salvatella. Y una familia extensa formada por: Maria Nieto, Anna Enrich, Marta Salvat, Victor Vandewattyne, Josep Nel·lo, Javier Toledo, Alfonso Villareal, Malva Sawada, Adrià Goula, Kiku Piñol, Maria Alarcón, José Luís Echeverría, Xavi Martin, Guillem Almirall, Claudia Fuglsang-Madsen, Bea Diaz, Ana Linares… Y nuestro crüsh Marc Peiró

Fuente: Crü Studio.

Share.

Leave A Reply

*