Lo último

Sillas que hicieron historia

La nueva mesa 1140 diseñada por Werner Aisslinger para Thonet aúna funcionalidad, versatilidad y elegante sencillez

0

Studio Aisslinger

Heidestraße 46-52
10557 Berlin
Tel:+49 (0)30 315 05 400
studio@aisslinger.de
www.aisslinger.de

Sólida, pero ligera; discreta, pero impresionante, diseñada por Werner Aisslinger, la mesa 1140 de Thonet aúna funcionalidad, versatilidad y elegante sencillez. Este nuevo diseño cuenta con patas de roble macizo, redondeadas en el borde exterior en un cuarto de círculo, así como con elementos de unión inteligentes y discretos en las esquinas del tablero. El tablero de la mesa parece casi como si flotara. Gracias a su inteligente diseño, incluso las sillas con reposabrazos caben perfectamente debajo de este mueble extremadamente robusto y estable.

Estas características, junto con su atractivo precio, hacen que la 1140 pueda utilizarse prácticamente en cualquier lugar: en el hogar como mesa de comedor o escritorio, así como en espacios de coworking, restaurantes, hoteles, bibliotecas o salas de seminarios.

La mesa 1140 se creó para un proyecto muy concreto: el proyecto de apartamentos para estudiantes BaseCamp en Lyngby. La oficina de diseño de Werner Aisslinger, trabajó en el proyecto BaseCamp en Lyngby. BaseCamp, situado en las afueras de Copenhague, cuenta con 650 habitaciones. “Estos espacios necesitaban una mesa de estudio sin un elaborado sistema de apoyo debajo, para que las sillas pudieran pasar fácilmente por debajo. También era importante que el producto que diseñáramos fuera muy sostenible, porque los «clientes» que la utilizarían son jóvenes estudiantes, la generación de Fridays for Future, que se preocupan mucho por utilizar productos sostenibles en sus espacios de vida y trabajo” comenta Aisslinger.

La mesa 1140 puede utilizarse no sólo como una mesa típica para estudiantes, sino que también puede ser utilizada universalmente por todas las generaciones. Un arquetipo, una mesa en la que se sentarán los niños para dibujar, que las familias utilizarán como mesa de comedor, que queda bien en espacios de co-working o salas de conferencias, en lujosas casas privadas o en acogedores apartamentos de vacaciones como espacio de reunión. Lo ideal es que las mesas emanen estabilidad, solidaridad, confianza y extrema longevidad: una mesa estable y suspendida sobre la que se pueda bailar en una recepción de boda salvaje. Las mesas son como escenarios en los que se desarrolla la vida de generaciones con toda su intensidad.

El mayor reto era conectar las patas con el tablero de la mesa de una manera estéticamente agradable. A lo largo de la historia del diseño, ha habido pocas mesas como la 1140 que puedan soportar adecuadamente unas dimensiones tan grandes (por ejemplo, 250 x 100 cm) sin un sistema de apoyo bajo el tablero. Los complejos conectores de aluminio fundido a presión en las esquinas, que, tras muchas pruebas y errores, pudimos integrar de forma casi invisible en las patas y el tablero, distribuyen el peso de forma excelente. El resultado final fue una mesa de madera excepcionalmente estable con patas de madera maciza que no parece demasiado compleja ni técnica.

Mi esperanza es que la mesa sea una compañera fiel que se utilice en todas las etapas de la vida: por los estudiantes, como mesa de comedor en el hogar, como escritorio independiente y en los espacios de trabajo, como una mesa alrededor de la cual varias generaciones puedan reunirse y hacer celebraciones en familia«, comenta Aisslinger.

Werner Aisslinger

El trabajo de Werner Aisslinger abarca un amplio espectro: desde enfoques experimentales hasta artísticos, desde el diseño de productos hasta la arquitectura. Las últimas tecnologías, así como los materiales y las técnicas innovadoras, forman parte natural de su trabajo. Sus productos y espacios visionarios exploran temas relacionados con la civilización y futuristas. El proyecto «loftcube» de Werner Aisslinger se ha convertido en uno de los proyectos de viviendas modulares y transportables más comentados de los últimos años, mientras que su «Hemp Chair» de 2012, desarrollada con BASF y Moroso, fue la primera silla monobloque del mundo fabricada con fibras naturales.

Sus obras forman parte de las colecciones permanentes de museos internacionales como el Museo de Arte Moderno (MoMA) y el Museo Metropolitano de Nueva York, el Fonds National d’Art Contemporain de París, el Victora & Albert Museum de Londres o el Museum Neue Sammlung – The Design Museum de Múnich y el Vitra Design Museum de Weil am Rhein. En 2013, Werner Aisslinger inauguró su primera exposición individual titulada «Home of the Future» en el museo berlinés Haus am Waldsee. En 2014 recibió el prestigioso premio AW Designer of the Year en Colonia. En 2017, inauguró su exposición «Casa de las maravillas» en el Museo Pinakothek der Moderne de Múnich. Los proyectos de diseño de interiores de su Estudio Aisslinger son conocidos por sus innovadores conceptos narrativos, como sus hoteles para el grupo hotelero 25hours y los centros comerciales para el Central Group de Bangkok. Trabaja para marcas como Vitra, Moroso, Cappellini, Dedon, Accor, Magis, Hansgrohe Axor, Kaldewei, Foscarini y Wästberg. Werner Aisslinger vive y trabaja en Berlín, con un segundo estudio en Singapur.

Fuente: Thonet.

Share.

Leave A Reply

*