Lo último

Sillas que hicieron historia

Marià Castelló diseña una vivienda en Ibiza con la madera como protagonista, integrándola en el paisaje y dotándola de gran confort y calidez ambiental

0

Marià Castelló Arquitecte

es pujol de s’era
apartat de correus 130
amí vell de la mola km. 2,3
07860 formentera. spain
ts. 0034 971 328 046 – 0034 649 159 994
mcastello@m-ar.net
www.m-ar.net/ct/

Ca l’Amo es una parcela de 42.385 m2 ubicada en el extremo norte de la planicie de San Mateo en la isla de Ibiza. En ella se encuentra una zona de topografía pronunciada y abancalada mediante muros de piedra que generan un paisaje icónico del campo de Ibiza. Con el tiempo y el abandono progresivo de las actividades agrícolas, los bancales se han emboscado y hoy es una zona forestal donde conviven principalmente pinos y sabinas.

La intervención se ha ubicado aprovechando el último de los bancales, entre dos muros de piedra seca existentes y en el límite entre la parte accidentada de la parcela y una zona plana y baja al sur oeste. Esta pre-existencia en el territorio ha condicionado la disposición del programa funcional y de los espacios libres adyacentes, concentrándose la intervención en ella y dejando el resto en su estado natural, inalterado.

La vivienda se ha organizado en cinco volúmenes claramente diferenciados, generando entre ellos espacios de relación, servicios, conexión visual con el exterior y ventilación. Los tres primeros volúmenes albergan el programa para una familia grande con una intensa actividad social. El cuarto volumen se destina a una amplia zona de sombra exterior, mientras que el quinto alberga un anexo con acceso independiente para invitados. Entre el cuarto y el quinto volumen se encuentra la piscina y la principal zona de ocio y relación. La longitud de los cinco volúmenes viene condicionada por la profundidad del bancal en el que se asienta la vivienda, lo que ayuda a integrar la intervención en el paisaje.

Para la materialización se ha optado por sistemas constructivos en seco, con una presencia generalizada de la madera y de soluciones transpirables y saludables. La estructura de paneles de madera contra-laminada (CLT) se ha dejado vista en el interior, concentrándose en un solo elemento constructivo estructura, cerramiento y acabado. Una actitud de sinceridad constructiva, que a la vez genera confort y calidez ambiental.

Todas las fachadas son ventiladas y transpirables, manifestando su acabado dos soluciones diferenciadas: las transversales, opacas y en contacto con los muros de piedra seca que hacen de contención se han terminado mediante lamas de madera termo-tratada, mientras que las longitudinales donde se concentran las aberturas y patios en han ejecutado con paneles sintéticos de base mineral y de gran formato.

Todos los pavimentos interiores, revestimientos de zonas húmedas, piscina y terrazas practicables son de piedra natural caliza con diferentes formatos y acabados superficiales. Las carpinterías exteriores se han llevado a cabo con madera laminada de las mismas características que la estructura de CLT diluyendo los límites entre cerramiento y carpinterías, al tiempo que generando una mayor armonía material.

Se han implementado sistemas bioclimáticos pasivos mediante la correcta disposición de las aberturas, generando circulaciones de aire con ventilación natural, aprovechando la sombra y frescura de la vegetación natural que rodea la edificación y con estrategias sencillas de probada eficacia en estas latitudes. Por otra parte, la vivienda aprovecha también el agua de lluvia almacenándola en una cisterna de más de 200 toneladas que la hace casi autosuficiente en términos de agua.

Buena parte del mobiliario ha sido diseñado a medida específicamente para este proyecto. Además se han incluído otras piezas más contemporáneas como el sofá Xamena de Jose Gandía Blasco y Ramón Esteve para Gandía Blasco o bien piezas de la colección D12 diseñada por Marià Castelló y Lorena Ruzafa para el editor Diabla Outdoor.

Arquitecto: Marià Castelló.
Emplazamiento: Sant Mateu d’Aubarca. Ibiza.
Arquitectos Directores de Obra: Lorena Ruzafa + Marià Castelló.
Arquitecto técnico: José Luís Velilla Lon.
Estructura: Miguel Rodríguez-Nevado.
Instalaciones: Javier Colomar Riera.
Equipo de diseño: Lorena Ruzafa, Marga Ferrer, Natàlia Castellà y Elena Vinyarskaya .
Constructor: M+M Proyectos e Interiorismo.
Colaboradores: Enrique González Medina.
Subcontratas: Creaciones PARMA (fachada ventilada) y VELIMA System (Estructura CLT).
Proyecto: 2013-2017.
Obra: 2017-2020.
Superficie: 332 m2
Fotografía: Marià Castelló.

Estudio Marià Castelló

El estudio inicia su curso en febrero de 2002 con los primeros proyectos de iniciativa pública y privada en Formentera. La vinculación, el respeto y el compromiso con la cultura, el paisaje y el territorio de la menor de las islas Pitiüsas fue determinante en la orientación profesional y personal escogida.

La paz, austeridad, serenidad, precisión, humildad, equilibrio, armonía, sostenibilidad, orden, contención e ingenio propios del carácter original de la isla inspiran y tiñen la obra de la oficina.

Formentera vive una notable presión urbanística que se caracteriza por un importante volumen de edificación de escasa calidad arquitectónica, que contrasta con el excepcional valor del sustrato natural y arquitectónico que la caracteriza. Ante esta dinámica se plantea una estructura de estudio de pequeño formato, autosuficiente, casi artesanal, capaz de asumir un volumen muy reducido de intervenciones simultáneamente y con el objetivo generar calidad de vida, belleza, salud y felicidad a los usuarios de los espacios creados.

Para abordar proyectos de mayor escala ó ampliar puntualmente los límites geográficos de las actuaciones, se ha optado por una descentralización a través de colaboraciones externas con otros estudios y profesionales con valores similares.

En Formentera históricamente se ha optado por un modelo de ocupación dispersa de muy baja densidad, y en este contexto la vivienda unifamiliar aislada ha sido el programa más común a resolver. Las intervenciones llevadas a término sobre elementos patrimoniales han sido muy agradecidas en la fase de investigación, y en algunos casos han ayudado a mejorar el conocimiento de la manera en la cual Formentera fue antropizada.

En la vertiente de la divulgación, el estudio ha colaborado con proyectos editoriales de diferente índole, exposiciones y ponencias con el fin de difundir tanto el bagaje patrimonial existente en la isla como aquellas intervenciones contemporáneas generadas con criterio y reflexión.

Marià Castelló ha recibido numerosos premios, entre otros el Premio Nacional NAN 2018 a la mejor Obra de Arquitectura Residencial con el proyecto “Bosc d’en Pep Ferrer”.

Fuente: Marià Castelló.

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*