Lo último

Sillas que hicieron historia

Ramón Esteve diseña para LZF dos colecciones de luminarias singulares basadas en la claridad, la sencillez y la armonía de los objetos y el espacio

0

Ramón Esteve Estudio

Plaça Pere Borrego y Galindo, 7
46003 – Valencia, España
Teléfono +34 96 351 04 34
info@ramonesteve.com
www.ramonesteve.com

El flechazo entre LZF y Ramón Esteve sigue dando interesantes frutos que aúnan diseño y creatividad logrando resultados sorprendentes. Un buen ejemplo son las lámparas Thesis y Black Note, con las que el reconocido arquitecto afirma haber dado un paso adelante gracias al uso de la tecnología de LZF, que le ha permitido crear “piezas especialmente singulares basadas en la claridad, la sencillez y la armonía conjunta de los objetos y el espacio”.

La lámpara Thesis tiene una estructura clásica de luminaria de pie y pantalla, pero lo más interesante es ver cómo a través del uso de la tecnología su configuración cambia totalmente. En este caso, es el propio soporte el que actúa como punto de iluminación, haciendo que desaparezcan las bombillas tradicionales que le restan limpieza a la pieza. Gracias a la tecnología LED y a esta integración, LZF y Ramón Esteve han logrado prescindir de ese elemento y han podido jugar con las proporciones y establecer una pantalla de chapa de madera excepcionalmente ligera. El resultado es una pieza equilibrada y muy especial. Una luz introvertida e íntima, tranquila, sin distracciones, pensada para espacios como una biblioteca, un estudio privado o un rincón acogedor.

Respecto a la colección Black Note, su estética nos trae a la memoria piezas tradicionales. Una lámpara con sombras perpendiculares que suben y bajan en armonía, en un arreglo rítmico inspirado en las teclas negras de un piano, cuyas notas agudas y planas añaden emoción a una melodía. Pero de nuevo la singularidad hace acto de presencia, con un soporte que es a la vez un punto de luz, un efecto sorprendente conseguido con el uso de la tecnología. El marco metálico de esta serie, acabado en tonos negros y antracita, armoniza con sus cálidos y luminosos tonos de chapa de madera.

Dentro de esta serie, Ramón Esteve ha creado para LZF tres composiciones diferentes: Black Note
Keys (horizontal), Black Note Triplets (suspensión y suelo) y Black Note Duplets (pared). Diferentes propuestas que, con sus formas rítmicas, ofrecen una sinfonía de luz, textura y patrón. El modelo lineal es muy especial, ya que ofrece la posibilidad de convertir la pieza en una lámpara ambiental o funcional dependiendo del tipo de iluminación que elijamos. La pletina horizontal proporciona una luz intensa y directa, mientras que los cilindros proyectan una luz más ambiental.

Ramón Esteve (en el centro) con su equipo

Ramón Esteve Estudio

Ramón Esteve fundó el estudio en 1991 con el convencimiento de que la arquitectura era una disciplina global.

Así concibe Ramón Esteve su estudio y su proceso de diseño:
«Hemos ido formando un equipo de profesionales conectados por la búsqueda de un objetivo común, generar respuestas creativas en nuestro entorno creando lugares, objetos y marcas singulares. Hoy el estudio es un lugar donde arquitectos, diseñadores y creativos trabajamos juntos en el desarrollo de proyectos con carácter. Creatividad es el resultado de imaginar, resolver y sorprender.

La arquitectura y el diseño son para nosotros disciplinas complementarias que se enriquecen mutuamente y que, de alguna forma, son inseparables. Iniciamos cualquier trabajo atendiendo a todos los parámetros que lo contienen con el objetivo de conseguir un resultado con la máxima claridad, sencillez orden y armonía.

Nuestra identidad queda patente en nuestra obra. La responsabilidad con el trabajo bien hecho nos obliga a volcarnos en los detalles y a cuidar el desarrollo completo de una idea. Lo que en principio es sólo un pensamiento o una idea, con el esfuerzo y la constancia evoluciona para convertirse en una realidad, en un espacio o en un objeto.

Cuidamos el proceso tanto como el resultado, por eso la experiencia de un proyecto abarca desde el minuto cero hasta su materialización.

Cualquier proyecto es la consecuencia de un camino que parte de las necesidades de un cliente. El proceso de desarrollo, llevado a cabo por un equipo multidisciplinar plenamente implicado, se realiza bajo una idea que articula toda nuestra obra: “Lugares donde apetece vivir”.

Las constantes de nuestro trabajo son la búsqueda de armonía, serenidad, atemporalidad, atmósfera, universalidad, contextualización.
Armonía, resultado de generación de sistemas, como relación entre todo parte, los proyectos nacen de una idea, idea generadora que dirige todo el proceso desde el origen en la concepción, hasta el propio desenlace en su ejecución. Serenidad, como resultado la búsqueda de equilibrio en la relación entre las formas y dentro de su universo geométrico. Atemporalidad, naciendo en un momento concreto, pero con la voluntad de intentar evocar la mayor cantidad de tiempo. Atmósfera, envolvente como resultado de la combinación feliz de los elementos materia y luz, de manera que la lectura única sea su fusión.

Universalidad, formas como consecuencia de síntesis de ideas aproximando el diseño de los elementos a su idea conceptual, alejándonos de proyectar con recursos de identidad reconocibles. Contextualización, implantación como el dialogo con el entorno físico y cultural, como la utilización de recursos de vinculación al lugar. El resultado es un trabajo que transmite esencialidad, que contiene la complejidad y la densidad de una obra resuelta hasta el extremo detalle, cuyo fin es la creación de lugares donde apetezca vivir.

Fuente: LZF. y Ramón Esteve Estudio.

Share.

Leave A Reply

*