Lo último

Sillas que hicieron historia

Ramón Esteve diseña una casa en Valencia con esencia mediterránea, haciendo un guiño a la arquitectura tradicional de la zona

0

Ramón Esteve Estudio

Plaça Pere Borrego y Galindo, 7
46003 – Valencia, España
Teléfono +34 96 351 04 34
info@ramonesteve.com
www.ramonesteve.com

Ubicada en una urbanización consolidada próxima a Valencia, casa Olea parte de una geometría y condicionantes complicados entre los que destaca la poca fachada con la que cuenta la parcela y la proximidad de las viviendas colindantes. El objetivo de este proyecto es generar un paisaje propio al que pueda abrirse la vivienda y a la vez proteger la privacidad de la familia que la habita.

La casa hace un guiño a la arquitectura tradicional de la zona reinterpretando los basamentos de piedra de las viviendas cercanas. Los diferentes volúmenes cuentan con un zócalo de mampostería de piedra que crece o decrece en función de las proporciones de cada pieza y de las aberturas de las mismas.

El proyecto se basa en la ruptura del volumen de la vivienda y en la generación de diferentes piezas con la finalidad de adaptarse a esas limitaciones iniciales. Cada uno de los diferentes cuerpos se desliza sobre el contiguo para articular una planta que busca generar diferentes perspectivas del jardín a la vez que establece relaciones visuales y espaciales entre ellos. Los volúmenes cuentan con una altura diferente en función de la estancia que albergan. El conjunto queda coronado por una pieza que actúa de mirador que se abre a las vistas lejanas de la ciudad.

Gracias a este juego compositivo se genera un espacio interior fluido y diverso, ofreciendo una percepción distinta de cada habitación a causa de la variación en las proporciones de las piezas y de los huecos. Las aberturas se dimensionan y ubican en base a la vista que se quiere conseguir del exterior, mientras que los alzados están meticulosamente estudiados para generar una composición armónica que integre la diversidad de huecos y la bimaterialidad.

La materialidad interior contrasta con el exterior por su carácter pulido y sofisticado y cada elemento se diseña y trabaja como una pieza de joyería’, Ramón Esteve.


El ingreso a la vivienda se plantea como un recorrido que combina una suave escalinata de piedra natural con unas láminas de agua que absorben el desnivel de la parcela. Este paseo de acceso queda flanqueado por un jardín frondoso de carácter silvestre con inmensos ficus que descuelgan sus raíces. Un descenso acompañado del rumor de agua tranquila.

La planta baja alberga las estancias pensadas para el día, cocina, comedor y salón de mayor altura, a las que se adhiere un pabellón de invitados, sala de cine y piscina interior. Los dormitorios y el Miramar, destinado a la zona de estudio, se elevan a la primera planta.

El gran basamento de la vivienda, que la conecta directamente al terreno, se concibe como un espacio de ocio donde se ubica la bodega, la sala de cine, la zona de bar y juegos y un txoko.

El agua adquiere un gran protagonismo en la vivienda, no solo en el recorrido de acceso. Se establecen conexiones directas entre las estancias y el paisaje. Las piscinas interior y exterior quedan conectadas a través de una gran ventana corredera. Una vez abierta queda oculta en el muro y se potencia el efecto de continuidad entre las mismas. La rasgadura en la piscina exterior permite la entrada de luz natural en la planta sótano al tiempo que proyecta las sombras del agua.

En casa Olea se plantea un paisaje en si mismo compuesto de tres escenas. Un jardín mediterráneo, con olivos centenarios que retuercen sus troncos para abrazar con calidez. Esencia mediterránea interpretada hacia un jardín colorista y sensorial. Formalmente crea una barrera vegetal capaz de separar la vivienda y generar un espacio propio y singular.

Localización:Valencia.
Año: 2021
Superficie: 985 m2
Arquitecto: Ramón Esteve.
Arquitectos Colaboradores: Estefanía Pérez, Jacobo Mompó, Anna Boscà, María Parra
Colaboradores: REE Tudi Soriano.
Colaboradores: Prodein Ingeniería, Índigo Ingeniería, IMG Windows, Carpintería Palmer.
Arquitecto Técnico: Emilio Pérez, Carolina Tarazona.
Paisajismo: GM Paisajistas.

Ramón Esteve (en el centro) con su equipo

Ramón Esteve Estudio

Ramón Esteve fundó el estudio en 1991 con el convencimiento de que la arquitectura era una disciplina global.

Así concibe Ramón Esteve su estudio y su proceso de diseño:
«Hemos ido formando un equipo de profesionales conectados por la búsqueda de un objetivo común, generar respuestas creativas en nuestro entorno creando lugares, objetos y marcas singulares. Hoy el estudio es un lugar donde arquitectos, diseñadores y creativos trabajamos juntos en el desarrollo de proyectos con carácter. Creatividad es el resultado de imaginar, resolver y sorprender.

La arquitectura y el diseño son para nosotros disciplinas complementarias que se enriquecen mutuamente y que, de alguna forma, son inseparables. Iniciamos cualquier trabajo atendiendo a todos los parámetros que lo contienen con el objetivo de conseguir un resultado con la máxima claridad, sencillez orden y armonía.

Nuestra identidad queda patente en nuestra obra. La responsabilidad con el trabajo bien hecho nos obliga a volcarnos en los detalles y a cuidar el desarrollo completo de una idea. Lo que en principio es sólo un pensamiento o una idea, con el esfuerzo y la constancia evoluciona para convertirse en una realidad, en un espacio o en un objeto.

Cuidamos el proceso tanto como el resultado, por eso la experiencia de un proyecto abarca desde el minuto cero hasta su materialización.

Cualquier proyecto es la consecuencia de un camino que parte de las necesidades de un cliente. El proceso de desarrollo, llevado a cabo por un equipo multidisciplinar plenamente implicado, se realiza bajo una idea que articula toda nuestra obra: “Lugares donde apetece vivir”.

Las constantes de nuestro trabajo son la búsqueda de armonía, serenidad, atemporalidad, atmósfera, universalidad, contextualización.
Armonía, resultado de generación de sistemas, como relación entre todo parte, los proyectos nacen de una idea, idea generadora que dirige todo el proceso desde el origen en la concepción, hasta el propio desenlace en su ejecución. Serenidad, como resultado la búsqueda de equilibrio en la relación entre las formas y dentro de su universo geométrico. Atemporalidad, naciendo en un momento concreto, pero con la voluntad de intentar evocar la mayor cantidad de tiempo. Atmósfera, envolvente como resultado de la combinación feliz de los elementos materia y luz, de manera que la lectura única sea su fusión.

Universalidad, formas como consecuencia de síntesis de ideas aproximando el diseño de los elementos a su idea conceptual, alejándonos de proyectar con recursos de identidad reconocibles. Contextualización, implantación como el dialogo con el entorno físico y cultural, como la utilización de recursos de vinculación al lugar. El resultado es un trabajo que transmite esencialidad, que contiene la complejidad y la densidad de una obra resuelta hasta el extremo detalle, cuyo fin es la creación de lugares donde apetezca vivir.

Fuente:  Ramón Esteve Estudio.

Share.

Leave A Reply

*