Lo último

Sillas que hicieron historia

Arquitectura a Contrapelo reinterpreta, en esta vivienda, las claves espaciales de la casa patio tradicional sevillana con la mirada puesta en los conceptos de uso de la vivienda japonesa

0

A Contrapelo

Pedro Mena, Miguel Rabán, Juan Luis Romero
645 04 68 68 · 671 49 30 76 · 600 38 42 71
arquitectura@contrapelo.es
arquitecturaacontrapelo.es

Hay proyectos, como este de Arquitectura a Contrapelo, en los que el discurso de los diseñadores que ha acompañado el desarrollo del proyecto es muy importante para entender el resultado. Por eso dejamos que los diseñadores nos cuenten su visión de la intervención que han realizado en este espacio para convertirlo en una casa para Aitor.

«El daruma es un amuleto japonés consistente en una figura de madera ovoide de grandes ojos carentes de pupilas que se vincula a la realización de una tarea. El ojo derecho se pinta al dar comienzo el proyecto, permaneciendo incompleto como recordatorio diario del intenso proceso necesario para concluir la labor, momento en el cual se dibuja el ojo izquierdo para completar la figura.

Este peculiar personaje, de algún modo, se transfiguró en el propio encargo: un solar achatado entre medianeras, de dimensiones reducidas (9,40 x 7,70 m), que se ubica en un entorno urbano de viviendas bajas unifamiliares aislado en cierta medida por la proximidad de las vías del tren en su paso por la capital hispalense.

Las condiciones de contorno de la propia parcela, sumadas a la inserción de varios elementos de carácter indispensable para el cliente (una piscina, una chimenea, un árbol, una terraza, una barbacoa, una doble cocina), derivó en una reinterpretación de las claves espaciales de la casa patio tradicional sevillana entremezclada con los conceptos de uso de la vivienda japonesa, que se reflejan en el lenguaje y funcionamiento interno de una arquitectura sencilla y a la vez altamente singular.

La casa, hermética y densa en su relación con el medio exterior, se desmadeja en su seno a través de un patio lateral que permite generar una nueva fachada interior orientada a sur y ordena las estancias a su alrededor así como la secuencia de actividades desarrolladas a lo largo de cada una de ellas.

La planta baja se fragmenta en su acceso permitiendo registrar toda la profundidad del solar ya en el zaguán de entrada, todavía a la intemperie, desde el cual se ingresa al primer gran espacio de la vivienda, el salón-cocina que, a su vez, se extiende de vuelta hacia el patio a través de amplias carpinterías practicables de vidrio.

Adosada al perímetro de la vivienda se sitúa la escalera concebida como único pasillo del hogar, que libera el resto de las estancias haciéndolas fluidas y permeables y, asimismo, actúa a modo de colchón físico entre los espacios de uso, las viviendas medianeras y la calle. También es un elemento modulador de la luz que, desde el lucernario situado en cubierta, recorre todos los niveles del inmueble hasta alcanzar el salón de planta baja.

El volumen construido se enrosca a ambos lados del vacío central en planta primera, conformando los espacios servidores del dormitorio principal: un aseo diáfano de grandes proporciones en la crujía de fachada, y una zona de almacenamiento y vestidor en el fondo del domicilio.

La ubicación de estos ámbitos en el nivel intermedio facilita a su vez la generación de las áreas exteriores del ático, consistentes en una reducida terraza posterior y una azotea en fachada de mayores proporciones, en la que se sitúan la piscina, la zona de barbacoa y el espacio de estar vinculado al interior de la vivienda. De esta forma, la sala de invitados, provista de un pequeño aseo y una cocina accesoria, es capaz de transformarse en un espacio flexible que se dilata y apropia de la azotea adyacente mediante una carpintería de vidrio corrediza que, al abrirse, queda oculta en toda su extensión.

El uso de materiales continuos y neutros en suelo y paredes contrasta con los techos de bovedillas vistas, los muebles de madera de abedul adosados a la escalera y los chapados de aluminio negro en las carpinterías de vidrio, elementos que confieren carácter y dinamismo a los espacios sin restar importancia al predominio de la luz y a la transparencia visual y física del edificio. Todo ello bajo la premisa de una habitabilidad modesta, informal y flexible de la cual la arquitectura planteada ha pretendido ser contenedora e inductora.

Su ojo izquierdo, no obstante, aún permanece en blanco a la espera de ser esbozado, día a día, por sus ocupantes. «

Arquitectos: Juan Luis Romero Masero, Pedro Mena Vega.
Colaboradores: Miguel Rabán Mondéjar
Construcción: Meta 360, Madera y Vidrio.
Arquitecto técnico: Cristóbal Galocha Valero.
Superficie: 151,47 m2
Realización: 2021.
Tipología: Vivienda unifamiliar entre medianeras.
Ubicación: Pedro de Mena, 21. Sevilla.
Fografía: Juanca Lagares.

Juanlu Romero, Pedro Mena y Miguel Rabán, arquitectos fundadores del estudio

 


Arquitectura a Contrapelo

Arquitectura a Contrapelo es un proyecto compartido por Pedro Mena, Miguel Rabán y Juan Luis Romero, arquitectos por la ETSA de Sevilla, y concebido como lugar común en el que investigar y dar forma a otros modos posibles de llevar a cabo el ejercicio de la profesión.

Nace en 2012 a modo de blog en el que poder intercambiar aprendizajes y reflexiones en torno a la arquitectura, y es en 2016 cuando se concibe además como estudio profesional, con la realización de concursos y proyectos de rehabilitación y nueva planta; y de diseño, al desarrollar productos relacionados con el arte y la arquitectura en formatos lúdicos y divulgativos tales como juegos de memoria, barajas de naipes, series de láminas…

A Contrapelo es una expresión tomada del filósofo alemán Walter Benjamin, quien en sus Tesis abogaba por el total distanciamiento de un devenir histórico al servicio de los vencedores. Se trata de pasar a la historia el cepillo a contrapelo, descubriendo cada obra como plenamente actual, al desvestirla de toda empatía por la idea positivista de progreso. Esta manera de releer, reinterpretar y redibujar el mundo es la que entendemos y defendemos en nuestra práctica.

Fuente: Arquitectura a Contrapelo.

Share.

Leave A Reply

*