Lo último

Sillas que hicieron historia

Bover presenta nuevas colecciones de Alex Fernández Camps, Christophe Mathieu y Gonzalo Milà de inspiración mediterránea

0

Alex Fernández Camps

t: (+34) 628709609
alex@alexfernandezcamps.com
www.alexfernandezcamps.com

Christophe Mathieu

www.christophe-mathieu.com

Gonzalo Milá

Cardenal Vives i Tutó 57
08017 Barcelona, Spain
t. +34 935 313 655
m. +34 666 470 606
gonzalo@gonzalomila.com
www.gonzalomila.com

Desde su fundación, Bover ha mirado hacia el mar Mediterráneo. Uno de sus diseñadores de referencia, el maestro Lluís Porqueras, lo definía así: “Los que vivimos cerca del Mediterráneo conocemos todos los matices de la luz”.

Profundizando en esta idea, las nuevas incorporaciones al catálogo indoor y outdoor de Bover respiran delicadeza y calidez, y una capacidad de personalización que les permite encajar en cualquier ambiente. Con la luz siempre como la verdadera protagonista.

Mediterrània de Alex Fernández Camps: ondulante y serena como el mar

Alex Fernández Camps continúa con su oda al Mediterráneo, al que describe como “uno de los lugares más bellos, habitables y acogedores del mundo”. Ya hablamos de Valentina su anterior creación.

Mediterrània es una oda a su luz y su brisa, una suave ola de cinta que trata de replicar una iluminación que se caracteriza por combinar destellos brillantes con rayos muy cálidos, especialmente en los amaneceres y atardeceres.

Mediterrània participa serenamente en los espacios, aportando vida y una sensación natural, muy ligera, amable y habitable. Sus curvas y su material (tejido de poliéster) hacen de ella un objeto no invasivo, suave, sencillo y abiertamente acogedor.

Platet: un paseo por la Costa Brava con Christophe Mathieu

El diseño de Christophe Mathieu no es una novedad, ni ningún descubrimiento: “sus formas son tan antiguas como la bombilla incandescente”, comenta el diseñador, que se ha inspirado en las lámparas de pared que se ven en el paseo marítimo de L’Escala, en la Costa Brava.

Por eso hay algo de romántico en Platet, una forma simple, que nos reconforta, nos hace viajar a través del tiempo. Un aplique que recupera ese sabor y espíritu de recogimiento, que aporta calidez gracias a la tecnología, la fuente de luz y un lenguaje acorde a nuestros tiempos. “Simple en su ejecución, rica en emociones”. Así trabajan los grandes diseñadores.

Los dos elementos que la distinguen son un brazo que sale de la pared y que sujeta un disco de metal esmaltado que protege y hace de reflector de la bombilla. La paleta de color incorpora tonos sobrios y cálidos, siempre con la parte interior de la pantalla de color blanco para proporcionar la mejor calidad de luz.

Tanit, de Gonzalo Milà: artesanía y versatilidad

En sus versiones de sobremesa y de suspensión, Tanit creada por Gonzalo Milà, destaca por su capacidad de tamizar la luz para conseguir tranquilidad y calidad lumínica.

Tanit suspensión tiene un aspecto ligero y sutil. Su pantalla tejida a mano, con un cordel fino de algodón encerado, crea un efecto moaré gracias a los diferentes ángulos que generan sus ocho caras.

Portátil y recargable, Tanit de sobremesa es ligera, de tamaño reducida y autonomía. Cuenta con un asa que invita a salir y descubrir espacios de exterior, que transforma en acogedoras zonas de tranquilidad y calidad lumínica.

 

Christophe Mathieu

Todo el mundo sabe que las islas Canarias tienen el mejor clima del mundo, o al menos así pensaron los padres de Christophe, cuando dejaron Alemania y Bélgica para instalarse en la España de los años 60.

Empezó a trabajar con su padre arquitecto y decidió estudiar interiorismo en Barcelona; una vez acabados los estudios se marchó a Milán y allí fue donde descubrió el diseño industrial. Con el tiempo, echaba de menos el carácter Mediterráneo, y decidió regresar a Barcelona donde abrió su propio estudio.

Las proporciones, la belleza, la sorpresa y la seducción están en la base de sus diseños. Sus lámparas, como objetos de luz, buscan iluminar con calidez y delicadeza los espacios. Tiene siempre presente los aspectos emotivos, los de uso y funcionalidad, sin olvidar que aunque la función principal es la de iluminar, también la lámpara misma es iluminada convirtiéndose en un objeto observado que ocupa un lugar en el espacio.

Gonzalo Milá

Barcelona, 1967. Empieza sus estudios en arquitectura y en 1988 entra a trabajar al estudio de diseño Miguel Milà. La experiencia obtenida le llevó a estudiar diseño industrial en la Escuela Elisava. En 1994 funda, junto a Juan Carlos Ines, el estudio Ines-Milà desde el cual se crean elementos como la tumbona Tutombas Pranha, la tumbona y silla para exterior Sillarga y Sicurta y el taburete balancín Balensiya. Posteriormente, forma junto a Miguel y Micaela Milà, el estudio Milà Diseño. Proyectos destacados del colectivo son el interiorismo del piso de época de la Casa Milà y la farola Rama, con el cual gana el premio ADI-FAD Delta de Plata. En 1999 entra a trabajar en Santa & Cole Ediciones de Diseño como frente de la división urbana, centrándose en el desarrollo de nuevos productos. A partir de 2001 trabaja en su propio estudio realizando mobiliario urbano, iluminación interior y exterior, complementos y proyectos que favorecen la integración de la vida silvestre en la ciudad. Esencialista riguroso, su manera de proyectar es humana, cercana y basada en la fundamental importancia de la utilidad.

Bover

Bover nació en 1996 “gracias a una maravillosa casualidad”. Su fundadora, Joana Bover, comenzó con un boceto en una servilleta lo que hoy se ha convertido en una de las empresas de iluminación más prestigiosas de nuestro país, con proyección internacional personificada en su propia filial en Estados Unidos y presencia en países de todo el mundo.

El pilar fundamental de la marca es la intemporalidad. Una intemporalidad entendida como equilibrio entre la cultura material, que nos rodea y nos influye, y la tendencia. Una tendencia que desde Bover se explica desde el contraste y el orden, la belleza, la luz, la cultura y también la elegancia: unos principios y actitudes que elegimos y transmiten nuestras ideas, “nuestra forma de ver y sentir la vida que nos rodea”.

Con este objetivo, la propia Joana se rodea de una serie de diseñadores que encajan a la perfección con la filosofía de la marca. Christophe Mathieu, Lluís Porqueras y Carles Riart empezaron a colaborar con Bover desde sus inicios, y a ellos se fueron uniendo perfiles de lo más plural y diverso, con los que se mantiene una relación estrecha: Benedetta Tagliabue EMBT, Gonzalo Milá, Álex Fernández, Jorge Pensi Design Studio, Rubén Saldaña y Manel Molina entre otros.

Share.

Leave A Reply

*